Consejos para ponerte en forma

Ya casi llegan las festividades y lucir estupenda es la meta. Por eso queremos que tengas siempre en mente la importancia de ejercitarte, está bien hacerlo por estética, pero es mucho mejor hacerlos por tu salud.¡Bueno! Dejemos la introducción y manos a la obra.

¿Quieres empezar a correr y no sabes cómo ponerte? Te daremos algunos consejos para que puedas empezar de una manera efectiva.

  1. ¿Sabes porque quieres empezar a correr? ¿Hay un motivo lo suficientemente fuerte como para comenzar y no dejarlo? Si no es así, te recomiendo que no te molestes en intentarlo. Si quieres salir muy de vez en cuando, adelante, pero si quieres ser constante y no tienes un objetivo, no vas a durar mucho. Es muy importante tener claro el ¿Por qué? Vamos a empezar esta vida fit; si es para sentirnos bien, adelgazar, ponernos un reto…Sea cual sea tu motivo, haz que pese para que logres resultados sorprendes.
  2. Si ya tienes tu razón de peso para empezar a correr, es importante que te equipes bien. No hace falta que te compres todo lo último en ropa deportiva, pero si busca que tus outfits sean totalmente cómodos importante llevar buen calzado para que así puedas evitar lesiones importantes y harán tu camino menos duro. Es importante que sean flexibles, que sean de tu talla y no pesen, para ir lo más cómoda posible.
  3. Ya tenemos el motivo y las deportivas, ahora vamos a ver cómo estamos de físico. Si consideras que eres una persona muy activa y que estás bastante bien físicamente, puedes empezar directamente corriendo un rato y después caminando, e ir alternando. Si por lo contrario tienes una vida más bien sedentaria y tu forma física es baja, te recomendamos que planees tus rutas. Por ejemplo, caminas 5 minutos, trotas 1 minuto y vuelves a caminar 5 (a paso rápido). Y así vas ampliando los minutos de correr y caminar, hasta que ya estés hecha toda una atleta.
  4. Con el motivo de peso, unas deportivas adecuadas y nuestro plan de entrenamiento, solo nos quedará motivarnos para ser constantes. Es la clave de todo. ¿Y si solo podemos correr 1 minuto? ¡Estupendo! Ese minuto que tienes ganado. Pero en serio, no te desmotives rápido. Es un camino duro y lento, pero seguro que con constancia pronto lograras tus objetivos. Veras que poco a poco ese minuto se convertirá en 2, y de dos pasaras a 4, y de 4 a 10, y así sucesivamente.
  5. El ritmo también es muy importante. No hay que ir rápido, ni ahogadas. Hay que ir a un 60 -70% de tus pulsaciones máximas, que puedas hablar pero que te cueste.
  6. ¡IMPORTANTE! Calentar correctamente antes de empezar y estirar después. Es súper importante para evitar lesiones y para que el día siguiente no tengamos molestia alguna.