Domina tus tacones

¿Lista para dominar tus tacones?

Amados por las mujeres, les regalan esos centímetros que las hacen sobresalir, sentirse imponentes, caminar con actitud. Los tacones se convierten en una verdadera herramienta de dominio e imponencia.

Esos centímetros de más nos regalan no solo altura sino actitud. Una mujer subida en unos tacones se siente más segura y con paso firme. Por eso nos encantan. Es por este motivo que muchas de nosotras no usamos tacones por temor a que nos incomoden y que al momento de lucirlos no seamos lo que esperamos y nos sintamos extrañas.

Por eso presta atención a los siguientes tips y doma tus tacones, sin permitir que ellos te domen a ti.

1 ¿Te duelen?

Si tus tacones te causan dolor, es porque estos no tienen el suficiente soporte que tú necesitas. Lo ideal es que estos tengan un tirante en la parte superior que se sujeten al tobillo ¡Se ajustarán mucho mejor! Te recomendamos usar tacones con plataforma o con algún tipo de soporte para que usarlos no sea tan doloroso.

  1. ¿Eres inestable?

Los tacones finos y delgados (Tipo estileto concentran el soporte en un solo punto) por eso hacen que perdamos mucha estabilidad. Si deseas usarlos busca que tengan una plataforma o un tacón más grueso, esto te proporcionará más confianza y comodidad a la hora de caminar.

3. Comienza a domarlos

Lo siguiente que hay que hacer antes de aventurarse a cometer una locura en tacones indomables es caminar con ellos en la casa para sentir cuanta confianza nos otorgan. Otro lugar de prueba puede ser el parqueadero, que tiene un piso más áspero, o hacer mercado con ellos para sostenerse con el carrito mientras evaluamos su verdadero desempeño. Lijar la suela de los tacones ayudará a que estén menos lisos y a que haya más agarre y fricción, lo que hará más fácil la tarea.

  1. Reduce la molesta fricción en tus zapatos nuevos

La parte lateral de tus pies, el hueso del talón y los dedos de tus pies, son las áreas que sufren más por el nuevo par de zapatos. Para reducir la fricción entre tus pies y el calzado, aplica un desodorante roll-on o seco sobre dichas áreas.

  1. Y si están muy ajustados…

Ponte tus zapatos nuevos usando calcetines gruesos. Dirige la secadora con el aire caliente en las áreas donde los zapatos te aprietan. Luego camina en ellos hasta que se enfríen y, de ser necesario, repite el procedimiento. El material del cual están hechos tus zapatos se expandirá debido al calor y se volverá más suave. Este truco solo funciona con materiales naturales, tales como la piel.