Realza tu busto naturalmente

El sueño de todas es poder conservar la firmeza en nuestro busto a pesar de que pasen los años.
Sin embargo, es algo que se nos va complicando porque a partir de los 40 años aproximadamente,
los senos van perdiendo su elasticidad y firmeza. Por ello debemos procurar dar un cuidado
especial a nuestros senos y ejercitarlos regularmente, con el fin de que conservarlos firmes por más
tiempo.
Es muy importante tener claro que nuestros senos no tienen músculos. Están hechos de grasa,
tejido conectivo y glándulas productoras de leche, esto mismo hace que requieran de un cuidado
muy diferente al resto de nuestro cuerpo.
No negamos que en la actualidad tenemos muchísimos productos y procedimientos quirúrgicos
que nos ayudan a conservar la firmeza. Pero para aquellas que queremos trabajar métodos
naturales, porque son una excelente opción, traemos estos tips que darán muy buenos resultados.

ACEITE DE OLIVA:
Es una fuente rica en antioxidantes y ácidos grasos que pueden revertir y prevenir la caída de los
senos. Este producto es una gran ayuda para reafirmar el busto y también mejora el tono de la piel
y su textura.

¿Cómo lo debes usar? 

  • Pon un poco de aceite de oliva en tus manos y frótalo para generar calor.
  • Haz un masaje en los senos con movimientos ascendentes, que dure por lo menos 15 minutos, para aumentar el flujo de sangre y estimular la reparación celular.
  • Este procedimiento lo puedes realizar de 4 a 5 veces a la semana.

PEPINO Y YEMA DE HUEVO

Esta mascarilla de pepino y huevo tiene propiedades para tonificar la piel y realzar el busto caído. El pepino es un ingrediente que tonifica e hidrata, mientras que la yema de huevo aporta proteínas y vitaminas.

¿Cómo aplicarlo?

  • Tritura un pepino pequeño hasta formar una pasta y mézclalo con una yema de huevo y una cucharadita de mantequilla.
  • Posteriormente aplícate la crema en los senos y déjala actuar 30 minutos.
  • Enjuágala y repítela por lo menos una vez a la semana; así que puedes aprovechar un fin de semana para aplicártela.

ÁLOE VERA

El áloe vera es un excelente producto para reafirmar la piel y regenerar los daños causados por el envejecimiento.

Extrae gel de aloe vera y aplícalo en tus senos mientras te haces un masaje circular durante 10 minutos. Déjalo reposar otros 10 minutos y enjuágalo. Haz este mismo procedimiento 4 o 5 veces a la semana para tener mejores resultados.

Otra manera de aprovechar los beneficios que nos proporciona el áloe, es preparar una crema con pulpa de aloe, una cucharadita de mayonesa y otra de miel. Se aplica sobre los senos con suaves masajes, se deja actuar durante 15 minutos y finalmente se enjuaga alternando agua tibia y fría.

 ¡EL FRÍO!

El frío le proporciona una gran elasticidad a la piel al activar la circulación y ayudarte a reafirmarla naturalmente. Puedes utilizar cubos de hielo o tomar duchas con agua fría, y si eres lo suficientemente valiente, puedes combinar las dos.

  1. MARIPOSAS PARA EJERCITARTE

Es importante que los tips anteriores los acompañes con una serie de ejercicios que te ayudarán a lucir un busto de ensueño.

Mariposas de banca plana: Debes acostarte boca arriba en un banco y extiende los brazos sobre el pecho. Dobla ligeramente los codos y baja los brazos hacia afuera para que queden paralelos al suelo. Mantén unos segundos y regresa a la posición original. Puedes añadir una pesa de cada lado. El movimiento de los brazos debe ser similar al aleteo de una mariposa

Mariposas de pie: Quédate de pie con las piernas separadas y las rodillas levemente flexionadas. Los brazos quedan “colgando” a los costados. Llévalos hasta la altura del pecho y vuelve a la posición inicial. También puedes sumarle unas pesas a este ejercicio.

Mariposa sentada: Siéntate en una silla. La columna debe quedar bien apoyada contra el respaldo y recta. Apoya los pies en el suelo. Toma unas pesas y mantén la postura con los brazos a los costados. Levántalos hasta que queden a la altura de los hombros. Cuenta hasta 10 y vuelve a la posición inicial.

TODO ESTO ACOMPÁÑALO DE UN BUEN BRASIER MASBELL… Y LISTO ¡LUCE TU PECHO CON TODA CONFIANZA!